Cuando estés perdida bajo un cielo triste y gris  y nada

SOLEDAD

Cuando estés perdida bajo un cielo triste y gris
y nada, nada te haga felíz,
pon tu pensamiento en mí y nómbrame sin más,
recuerda que siempre tendrás mi amistad.
Háblame, búscame y al lugar que quieras iré,
a tu lado, allí estaré.
Todo lo que tienes que hacer es sentir que no te olvidé,
soy tu amigo, sí, tu amigo fiel.

Cuando estés vencida y en ti no encuentres paz
y al dolor te entregues por los demás,
mira dentro tuyo y allí me encontrarás,
soy esa pequeña luz de amistad.
Háblame, búscame, y al lugar que quieras iré,
a tu lado siempre, allí estaré.
La distancia no existirá para este cariño jamás
soy tu amigo, sí, tu amigo.

Ya sabes que en mi alma tienes lugar
un puerto donde llegar, abierto para tus sueños,
tus penas y sentimientos, y yo te lo ofrezco.
Háblame, búscame, y al lugar que quieras iré,
a tu lado siempre, allí estaré.
Todo lo que tienes que hacer es sentir que no te olvidé,
soy tu amigo, sí, tu amigo fiel.

Decir adiós no es un momento de incertidumbre, te despides nomás de las cosas superficiales, de lo que quieres, por lo que luchas o por lo que amas.

Pero son escalones y las huellas que dejamos en la vida para que algún día recibamos una recompensa por todo lo bueno que hicimos y entregamos todo nuestro corazón,
verdaderamente nos cuesta olvidarlo todo cuando se conoce personas especiales que te hacen sentir que eres alguien importante.

Tu eres ese alguien importante, que alguna vez hizo sentir bien a un amigo. Incluso conociste y también hiciste momentos de alegría en alguien, que en silencio te deseaba con alegría todas las cosas lindas de la vida. Que mas que te lo dice alguien que ha sentido la presencia de una amiga súper especial.

Ahora que te vayas me harás mucha falta. Ya no podré mirar hacia mis costados y mirar tus ojos, tu cabello tocar tu delicada piel y besar tu mejilla. Ahora que ya te vas todo a mi alrededor quedará sumido en la indiferencia, pero no será una despedida, solo será un hasta luego. Me queda tu sonrisa dormida en mi recuerdo.

Tu eres alguien importante. Tu voz resonará como un eco cuando me acuerde que ya no estas, cuando me aleje calladamente de mis labores y recuerde que en algún lugar no lejano te estas riendo. Te mereces todo lo bueno que la vida te tenga preparada, pero espero que también estés preparada para soportar lo que el destino te quite, el resultado de la vida es el fruto del esfuerzo de la nuestra.

Te digo adiós por los días en que no te vea y te diré benditas sean las horas en que te pueda mirar, te quiero de todo corazón y no creas que los hombres lo sienten menos por dentro porque este gesto no pertenece a un hombre sin sentimientos. Espero que sigas siempre con esa cara sonriente y esa mirada alegre.

Y recuerda que en cualquier momento puedes contar conmigo no hasta diez ni hasta veinte sino hasta toda la vida, que tengas muchos éxitos en tu vida te lo dice…

ELIGIO G.